sábado, 3 de septiembre de 2011

QUE FUE ANTES LA ENCINA O LA BARANDILLA:

Durante un paseo a principios del mes de Septiembre por el Monte del Pardo y más concretamente por la ribera del río Manzanares, me encontré con una antigua estación de control del cauce del río la cual se encuentra en desuso en la actualidad, en dicho punto se encontraba un puente que permitía el paso a la otra margen del río y que recientemente han desmantelado probablemente para prevenir posibles accidentes ya que dicho puente era muy transitado por senderistas pero carecía de mantenimiento como así delataban las juntas de dilatación o de expansión que cada vez estaban más separadas entre sí por lo que la seguridad de la estructura estaba cada vez más en el aire.
Pues bien en dicho punto me encontré con una vieja barandilla que custodiaba unas escaleras y me llamo rápidamente la atención un acontecimiento que no sucede pocas veces pero no deja de ser curioso por ello, entre los barrotes de la barandilla broto una joven encina que fue creciendo sin dificulta hasta que se encontró con la barandilla debido a los movimientos que realizan las plantas para poder obtener los rayos de sol esta encina realizaría un movimiento que sin saberlo le marcaría en su desarrollo y en su forma actual, no pude evitar pensar en ese mismo instante cual de los dos elementos tenia la potestad de cual había surgido antes, como si de un tema filosófico se tratase estuve pensando en ello hasta llegar a la posible conclusión que la barandilla estaría antes que la encina, pero no por ello la encina había dejado de crecer.



Con el paso del tiempo la encina sequía con su ciclo vital y es extraordinario ver como la encina al encontrar un obstáculo para su propio desarrollo no decayó sino que se adapto y siguió creciendo adaptándose a las circunstancias y solventando de forma peculiar el problema en forma de obstáculo físico, la barandilla.



Los humanos tendemos a humanizar todo lo que nos rodea sin darnos cuenta de que la naturaleza es como es, me refiero a que la encina no vio en la barandilla un obstáculo o un problema simplemente hizo todo lo que le fue posible para seguir creciendo, para desarrollarse como árbol y poder aportar  su finalidad dentro de un ecosistema como es el de la dehesa.
Personalmente no pude evitar sacar una pequeña conclusión de aquel curioso escenario, ya que la encina me demostró como la adaptabilidad y la persistencia le ha servido para sobrevivir a un obstáculo de hierro puesto por el hombre, lo cual demuestra de lo que es capaz de hacer la naturaleza, frente a los obstáculos puestos por el hombre.



Aunque la encina sigue con su ciclo vital, llegara un momento en el cual la barandilla pueda ser un obstáculo muy serio lo que pondrá en peligro la vida de la encina, por lo que me gustaría llamar la atención a los responsables de esta instalación ya en desuso para que pudieran quitar dicha barandilla que no tiene ninguna utilidad y así ayudar a esta joven encina, ya que ella nos devolverá mucho más de lo que nosotros hagamos por ella.

No olvidemos que nuestra amiga la encina (quercus ilex), cada otoño nos ofrece sus frutos las bellotas, que durante todo el año al ser perenne emite oxigeno a la atmosfera y consume CO2, que al ser grandes árboles sus raíces ayudan a fijar el suelo, en definitiva que solo por la belleza que nos ofrecen estos extraordinarios árboles deberíamos ayudar a nuestra joven encina ya que solo con quitar la barandilla la podemos dar una larga vida de más de 500 años, hay ejemplares de encinas catalogadas con más de 1200 años, a mi me encantaría que esta encina pudiera ser testigo de los próximos 12 siglos.
En este enlace de google maps podréis ver el lugar exacto donde está la barandilla y la encina, solo con pinchar en el enlace podréis visualizar el mapa:
http://maps.google.es/maps?q=40.530942,-3.790954&num=1&t=h&vpsrc=6&sll=40.531044,-3.791276&sspn=0.001525,0.003428&hl=es&ie=UTF8&ll=40.53105,-3.79093&spn=0.000762,0.001714&z=19


Como podréis ver en el mapa satélite de google aun sale el puente, en la actualidad ese puente ha sido derribado pero han dejado parte de las antiguas instalaciones de la estación de control del cauce del río Manzanares. Por si alguna persona dispone de GPS os facilito las coordenadas: 

2 comentarios:

  1. Hola Daniel, interesante reflexión la que haces sobre la encina. Conozco muy bien esa zona y nunca me dí cuenta de tal detalle. Todos podemos aprender muchas cosas de la naturaleza, más de lo que imaginamos y que muchas veces deberiamos de observar con detalle el porqué de las cosas, que es lo que le hace característico a un paisaje, un ecosistema, etc... La huella del hombre en la naturaleza es indiscutible, pero ante tal influencia la naturaleza es sabia y no se detiene, lucha e intenta sobrevivir. Por supuesto que todo esto es predicable a nuestra vida cotidiana, porque al final todos tenemos el instinto de supervivencia pero que no todo el mundo consigue descubrirlo.
    Un saludo a todos y enhorabuena por el Blog, Daniel.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, por tu comentario es de agradecer, si mirásemos un poco más a la naturaleza mejor nos iría en todos los sentidos, nos empeñamos en llamarnos hombres como si esa palabra lo dijera todo, pero somos un animal más y probablemente el más torpe de todos, somos el único animal que destruye el único planeta donde vive, ¿a caso algún otro animal es tan torpe de hacer lo mismo?

    ResponderEliminar