domingo, 21 de octubre de 2012

RUTA POR EL YELMO:

El Yelmo es una gran masa granítica de color rosado, ubicado en la Pedriza, es sin duda la roca más conocida de este paraje, con una altura de 1717 metros  es uno de los riscos más altos de la Pedriza.

El nombre de Yelmo, le fue designado por su semejanza a un yelmo medieval, por su cercanía a Madrid es una de los escenarios más frecuentado por escaladores deportivos, el primer escalador que ascendió el Yelmo fue Casiano del Prado en 1864.

El Yelmo es un domo granítico, que desde la cara sur nos muestra su gran semejanza con un yelmo, desde su base se eleva 95 metros por su cara norte y 150 metros por su cara sur.

La ruta que realice junto con David, tuvo su inicio en el aparcamiento de Canto Cochino, desde donde nos dirigimos hacia el Este dirección el Yelmo, la ruta no presenta dificulta en cuanto a su localización ya que en todo momento se divisa el majestuoso Yelmo, pero sí que muestra cierto desnivel hasta alcanzar la cota donde la ruta se suaviza hasta prácticamente llegar al Yelmo.

Una vez llegamos a los alrededores del Yelmo, pudimos comprobar las impresionantes dimensiones de la gran mole granítica y observar como prácticamente en la mitad del Yelmo en su cara sur hay un árbol desafiándole y sobreviviendo en uno de sustratos más duros.

Tras bordear el Yelmo nos dirigimos a su cara norte para empezar su ascensión por la conocida ruta de la Gran Grieta, en realidad es una chimenea, con dos tramos muy marcados.
Es un paso sinuoso, estrecho, rugoso, no apto para claustrofóbicos y que presenta cierta dificultad, personalmente pase el paso gracias a las sabias indicaciones de David, gran conocedor de la Pedriza, gracias a él pude obtener la recompensa que siempre supone subir a la cima de una montaña en este caso de una gran roca granítica, las esplendidas vistas que hay desde la cima del Yelmo.

El descenso del Yelmo lo realizamos por la misma ruta, la bajada por la Gran Grieta exige menos esfuerzos que su ascenso, aun así decidimos comer en la base del Yelmo en su cara norte disfrutando de una buena sombra y de unas vistas que solo la Pedriza es capaz de ofrecer.

Con las energías recuperadas, elegimos el camino que transcurre por el Collado de la Dehesilla, es un sendero que recomiendo realizar de forma tranquila no por su gran dificultad que en ciertos pasos si existe, sino para deleitarse con las vistas y con la observación de las caprichosas formas que adquieren las piedras graníticas.




Tras un descenso algo técnico en algunas zonas llegamos a otra de las piedras míticas de la Pedriza el Tolmo, donde realizamos una parada para reponer fuerzas y coger agua en una fuente cercana, durante la parada David me muestra la vía de escalada que abrió años atrás en el propio Tolmo.

Desde el Tolmo, se obtienen unas vistas fabulosas del Pájaro ya que esta justo en frente, por lo que mientras nos refrescábamos nos deleitamos observando la interesante formación geológica.

Poco a poco nos dirigimos colladO abajo hasta el refugio Giner, desde el cual aun nos quedaba un paseo hasta el punto de origen.

Sin prisa pero sin pausa seguimos nuestro camino, en esta zona el sendero se convierte en un camino más ancho que transcurre paralelo al arroyo Majadilla, el cual estaba totalmente seco.

Utilizando tramos del GR-10 y PR-2 llegamos hasta nuestro punto de inicio el aparcamiento de Canto Cochino donde teníamos el vehículo estacionado, poniendo punto final a esta emocionante y espectacular ruta.

Si te gusta el senderismo y la naturaleza y quieres realizar sendas conmigo no dudes en escribirme a danielmedioambiente@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario