lunes, 4 de noviembre de 2013

CUEVA DE CULLALVERA:

En el municipio de Ramales de la Victoria (Cantabria), encontramos la cueva de Cullalvera situada muy próxima al centro urbano, por lo que se puede acceder a pie desde el mismo Ramales de la Victoria.

La cueva de Cullalvera, forma parte de un complejo kárstico de unos 12 kilómetros de longitud, para comprender bien como se formo esta cueva en el interior del Monte Pando, hay que saber que un Karst se forma gracias a la disolución indirecta del carbonato cálcico de las rocas calizas, para que este proceso se produzca es necesario cierto grado de acidez del agua.

La acidificación del agua se produce de forma natural cuando penetra en el sustrato donde se enriquece con dióxido de carbono, al reaccionar con el carbonato forma bicarbonato que es soluble. El agua superficial se va filtrando por el interior de la montaña disolviendo la roca y así va creando galerías y cuevas.

Para llegar a la cueva debemos seguir un camino perfectamente pavimentado lo que facilita el transito cuando llueve, según nos aproximamos a la entrada vemos a nuestra izquierda una valla de madera, tras ella una dehesa con verdes prados para que paste el ganada y zonas cubiertas con un frondoso encinar cantábrico.

Cruzando el camino me encontré con diversas babosas comunes (Arion ater), la babosa es una especie de molusco gasterópodo de la familia Arionidae, una de sus peculiaridades es que son hermafroditas, en este caso las babosas eran de color negro azabache, aunque su parte inferior destaca notablemente por su color anaranjado, que le da un llamativo contraste con el color negro de prácticamente la totalidad de su cuerpo.

A unos metros de la boca de la cueva esta el centro de atención al visitante donde se deben sacar las entradas para realizar la visita guiada, justo en este punto podemos sentir una corriente de aire fresco proveniente desde las profundidades del Monte Pando.

La entrada a la caverna es impresionante debido a sus grandes dimensiones, según cruzamos la puerta de la cueva ante nuestros ojos se abre una gran cámara donde invitan al visitante a visualizar un vídeo que muestra las riquezas paisajísticas, patrimoniales, económicas, sociales y medioambientales de la comarca del Asón.

A continuación una pasarela nos permite adentrarnos a la cueva sin poner en peligro su conservación, en el interior de la cueva de Cullalvera se encontraron restos prehistóricos e importantes pinturas rupestres del Paleolítico.




Los indicios encontrados por los espeleólogos y arqueólogos indican que la cueva fue ocupada en el Paleolítico Superior y las representaciones rupestres datan del Magdaleniense Medio/Superior con una antigüedad de 13.500 años.

Es imposible no preguntarse qué estímulos tendría el hombre de las cavernas para adentrarse en el interior de estas grandes cuevas donde la oscuridad es absoluta, sin duda estos hombres tenían una conexión muy directa con la naturaleza que les hacia adentrarse al interior de la tierra sin temor y provistos tan solo con rudimentarios instrumentos de iluminación para realizar imponentes pinturas rupestres, las preguntas que surgen son muchas y aunque algunas han sido resueltas otras aun forman parte del misterio y de la magia que toda cueva posee.

Gracias a la iluminación del interior uno puede observar las inmensas dimensiones que posee la cueva, alzando la mirada al techo uno puede advertir la presencia de los murciélagos revoloteando muy cerca de las paredes de la gruta, con mucha agilidad esquivan sin golpearse todos los obstáculos gracias a su ecolocalización.

Durante el paseo se pueden observar diversas estructuras geológicas como son: las estalactitas formadas gracias a la filtración continua y prolongada en el tiempo de agua rica en carbonato cálcico que gotea desde el techo de la cueva y estalagmitas que surgen a partir del agua depositada en el suelo.

Bajo la pasarela se aprecia el cauce seco de un río, aunque en época de lluvia discurre el agua que se va filtrando por el interior de la montaña hasta llegar a la cueva, el agua brota desde pequeñas cascadas situadas en ambas paredes de la cueva que van inundando el cauce del rio subterráneo hasta que el agua asoma por la boca de la cueva.

La persona que nos realizo la visita guiada, apago las luces durante unos instantes para que pudiéramos apreciar la oscuridad absoluta del interior de la cueva y tener la oportunidad de valorar si seriamos capaces de adentrarnos en la cueva solo con la ayuda de una pequeña linterna, la impresión que produce la cueva en plena oscuridad es indescriptible.

Lamentablemente no permiten visitar las pinturas rupestres que se encuentra a unos 600 y 1200 metros de profundidad, debemos conformarnos con la representación de las pinturas realizadas con un laser sobre una de las paredes de la cueva, a pesar de este detalle es recomendable realizar una visita a la cueva de Cullalvera.


2 comentarios:

  1. Impresionante la Cueva de Cullalvera, que en el interior de las montañas puedan formarse estas grandes cuevas creadas a lo largo de miles de años es admirable.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su comentario, la cueva de Cullalvera es impresionante, en general todas las cuevas tienen algo misterioso, en esta ocasión recomiendo a tod@s que visitéis esta cueva por sus grandes dimensiones y por el paraje en el cual se encuentra.

    ResponderEliminar