martes, 16 de septiembre de 2014

ACTIVIDAD DE PIRAGUA POR EL EMBALSE DE EL ATAZAR:

Tras proponer en el blog una jornada de piragüismo, el sábado 30 de agosto de 2014 nos dimos cita en el pueblo de Cervera de Buitrago 10 aventureros con muchas ganas de disfrutar de una jornada navegando con kayaks.

El escenario escogido fue el embalse de El Atazar, es el mayor de la Comunidad de Madrid con una capacidad de 426 hm3 y representa el 46% del volumen de agua embalsada de toda la región, ocupa una superficie de 1070 ha, el río encargado de llenar el embalse es el río Lozoya y pertenece a la cuenca hidrográfica del Tajo.

El embalse de El Atazar es el quinto embalse en el sentido de la corriente de las aguas del río Lozoya, le preceden el embalse de la Pinilla, el embalse de Riosequillo, la presa de Puentes Viejas y el embalse del Villar.

En 1965 se iniciaron las obras de construcción del embalse y se prolongaron hasta 1972, debido a las dificultades geotécnicas ocasionadas por la litología de la zona y por una errónea evaluación de la capacidad de soporte de las pizarras las obras se prolongaron en el tiempo y el presupuesto inicial que fue de 1000 millones de pesetas, unos 6 millones de euros, se quintuplicó.

La presa se construyo siguiendo el modelo de doble bóveda utilizando como material de construcción el hormigón, las características técnicas son las siguientes: altura 134 metros, longitud de coronación 484 metros, cota de coronación 873,40 metros, cota de cimentación 745 metros y el espesor del hormigón varia de los 45 metros en la base hasta los 7 metros en la coronación de la presa.

Debido a la litología del terreno, compuesto principalmente por pizarras muy fisuradas, la presa cuenta con un sofisticado sistema de auscultación que cuenta con una amplia red de sensores láser que miden la flexión de la bóveda, péndulos, extensómetros, manómetros, etc… instalados en los más de 8 kilómetros de galerías que cuenta el interior de la presa, todo este complejo sistema de vigilancia de la presa vela por la seguridad de la misma y en caso de sobrecarga se abren automáticamente los desagües para aliviar la presión que ejerce el agua sobre la presa.

Las poblaciones ribereñas del embalse de El Atazar son: el Atazar, el Berrueco, Berzosa del Lozoya, Cervera de Buitrago, Patones y Puentes Viejas.

Las funciones principales del embalse de El Atazar son el de abastecimiento de agua y energía hidroeléctrica, aparte de estos esenciales cometidos la presa ofrece un gran escenario para realizar deportes náuticos, como la navegación sin motor con veleros y el piragüismo, este ultimo deporte es el que nos ha atraído hasta Cervera de Buitrago para disfrutar de una jornada navegando con los kayaks por las aguas del embalse de El Atazar.

Retomando la actividad, sobre las 11:30 cada participante estaba equipado con su chaleco salvavidas de uso obligatorio y con su remo, tras organizarnos y guardas los objetos personales en bidones estancos, nos dirigimos al embarcadero donde cada uno eligió embarcación, la mayoría nos decantamos por los kayak individuales, uno de ellos selecciono una piragua y una pareja se decanto por un kayak doble.

Una vez embarcados sin dificultad, empezamos a navegar y a tener la primera toma de contacto con las aguas del embalse de El Atazar, como si de un puerto de mar se tratara empezamos a navegar entre veleros fondeados en las proximidades del embarcadero situado al final del pueblo de Cervera de Buitrago.

A los pocos minutos de zarpar nos detuvimos para agruparnos y ver el despegue de un hidroavión que estaba realizando maniobras y refrescando la zona para evitar incendios forestales, ver en acción a un hidroavión siempre impresiona, desde el blog quiero agradecer la importante labor que realizan tod@s los profesionales implicados en la prevención y extinción de incendios forestales.

El piragüismo que realizamos es un deporte de fondo por lo que es muy aconsejable ir con un ritmo relajado pero constante y realizar periódicas paradas, por lo que decidimos poner rumbo a una playa situada a unos 1200 metros del embarcadero.

Mientras poníamos rumbo a la playa situada en un cabo denominado la Dehesa del Soto, navegamos paralelos a la orilla a unos 400 metros de distancia de Los Cercados, antes de llegar al cabo atravesamos la entrada de una pequeña bahía.

Al llegar a la playa practicamos el desembarco de los Kayak encallando las embarcaciones en la misma playa para facilitar la tarea y a la vez asegurar los kayaks para que no se los lleve la corriente, esta acción es muy simple antes de llegar a la playa se toma impulso remando y se deja que el kayak encalle por si solo en la orilla.

Durante esta primera parada intercambiamos impresiones acerca de las embarcaciones y sobre cómo mantener el rumbo lo mejor posible, es muy importante reponer líquidos en cada parada por lo que aprovechamos para hidratarnos y así poder seguir navegando.

Tras embarcarnos de nuevo dejamos justo enfrente la Almenara de la Tejera y tras bordear el cabo nos adentramos por el cañón del Villar, en esta zona el embalse se empieza a estrechar paulatinamente según vamos avanzando aguas arriba.

La navegación durante este tramo fue totalmente tranquila, sin apenas notar la resistencia de navegar contra corriente y con un viento moderado en contra, poco a poco avanzamos hasta ver en lo alto del Cerro de los Matachines la gran antena de telecomunicaciones.

La siguiente parada la realizamos en la Almenara de la Alameda, en este punto se localiza un acueducto formado por 5 arcos de medio punto y construido con sillares sobre el arroyo de la Alameda, de tal forma que el acueducto salva el pequeño valle formado por el arroyo estacional y facilita el paso del Canal del Villar situado en el margen derecho de esta zona del embalse, en el inicio del acueducto según lo observamos a la derecha se encuentra la Almenara de la Alameda construida con sillares de piedra.

El Canal del Villar también conocido como el Canal Transversal entro en funcionamiento en 1912 y une el Embalse de El Villar con el depósito superior del Nudo de Calerizas (Torrelaguna), su longitud es de 16,7 kilómetros y dispone de una capacidad de 8 m3/s.

En este alto en el camino retomamos fuerzas degustando frutos secos, galletas, fruta o alguna barrita de cereales y sin olvidarnos en ningún momento de hidratarnos en cada parada.

Una vez tomado el almuerzo nos dirigimos de nuevo al cañón para seguir remontando las aguas, en toda esta zona los orillas del embalse son muy escarpadas y hay pocas zonas para desembarcar por lo que es conveniente conocer previamente el escenario, los terrenos son ocupadas por pizarras, esquistos y cuarcitas, los profundos valles hacen que el relieve presente pendientes muy acusadas y pronunciados cortados




Mientras navegamos observamos la vegetación más predominante del paraje que iba cambiando en función de las condiciones del terreno, las principales especies son: encinas, pino negro, pino negral o resinero, pino albar o silvestre, jaras, cornicabras y enebros.

En cuanto a la fauna localizamos huellas recientes de jabalís y de corzos, según nos adentramos cada vez más por el cañón este se hacía más angosto y en un gran peñasco observamos una colonia de buitres leonados que nidifica en ese mismo cortado, tuvimos la suerte de poder ver como uno de los ejemplares retomaba el vuelo y observarlo tan cerca realmente impresiona.

Justo en el cortado del enfrente cohabitando con los buitres leonados una colonia de aviones roqueros, que sobrevolaban la zona continuamente en búsqueda de alimento.

Unos metros más adelante a nuestra derecha emerge entre las rocas una pequeña cascada fruto de un arroyo de montaña que a estas alturas del verano aun brota con fuerza.

Sin darnos cuenta y antes de lo previsto llegamos hasta el gran arco de medio punto construido con bloques de piedra uniformes, para dar forma al puente del Canal de El Villar, tan solo a unos metros más adelante un gran muro se levanta ante nosotros, es la presa de El Villar.

Una vez que la proa de nuestras embarcaciones rozaron el muro de la presa, dimos la vuelta para retomar el cañón esta vez aguas abajo, lo que en un principio facilita la navegación, en esta ocasión el viento a lo largo de toda la jornada lo tuvimos en contra por lo navegamos cerca de la orilla para protegernos de la acción del viento.

Siguiendo aguas abajo nos desviamos a la izquierda donde existen dos bahías, la primera de ellas no es muy grande, por lo que nos adentramos por la segunda en búsqueda de un lugar para poder comer, la serpenteante bahía no permite ver el final de la misma por lo que es necesario navegar por ella para ir descubriéndola, un gran desprendimiento de piedras al final de la bahía impide el desembarco y poder ver la desembocadura del arroyo de la Dehesa.

Por lo que nos toco retroceder y explorar por otra zona, al llegar a las aguas más abiertas del embalse oteamos en la lejanía una gran playa, lugar ideal para poder comer y descansar plácidamente, con algo de fatiga llegamos a la playa, con destreza encallamos los kayaks en la orilla y nos dispusimos a buscar un buen sitio a la sombra para comer y reponernos del esfuerzo.

Después de comer y descansar, aparecieron unas nubes de tormenta que cruzaban de forma transversal el embalse, tras embarcarnos de nuevo nos dispusimos a dejar a tras las nubes, en esta ocasión navegamos por la orilla derecha hasta llegar justo enfrente del pueblo de Cervera de Buitrago, en esta parte del embalse existen más zonas de playa por lo que buscamos una que fuera de nuestro agrado y aprovechar para bañarnos.

Las nubes de tormenta nos alcanzaron y nos cayeron algunas gotas, de nuevo nos embarcamos para escabullirnos de las nubes e ir a zonas donde no había nubes, al llegar a la altura del Cerro de Montegil, decidimos cruzar el embalse para poner rumbo a una pequeña península donde los rayos del sol hacían acto de presencia.

Atravesar el embalse puso a prueba las fuerzas que nos quedaban debido a que la fuerza del viento incremento lo que produjo la aparición de oleaje, al llegar a la península desembarcamos en una playa fluvial protegida del viento donde encallamos los kayaks y así poder realizar una parada y merendar tranquilamente.

Durante esta parada nos relajamos y nos hicimos una foto en grupo para posteriormente retomar las embarcaciones y ya por la orilla izquierda poner rumbo al punto de partida, el embarcadero de Cervera de Buitrago.

Durante la jornada surgieron dos anécdotas merecedoras de contar en este reportaje, curiosamente fueron protagonizadas por el mismo participante, la primera de ellas se dio por la mañana en una de las paradas que realizamos, el participante en cuestión llevaba puestas unas zapatillas de piscina, aun no sabemos cómo pudo suceder, quedara para los anhelos de la historia el misterio de la zapatilla de piscina o como bautizamos él suceso: “el pulpo de El Atazar”, en fin la zapatilla se le subió por el tobillo hasta la altura de la tibia y era prácticamente imposible quitarle la zapatilla, afortunadamente el “pulpo” libero al participante y la zapatilla volvió a su sitio.

La segunda anécdota se dio en la comida, en algún momento del trayecto por hacer algún gesto inapropiado nuestro protagonista logro algo muy difícil y es caer del kayak una vez estas subido y navegando, las consecuencias no las vimos hasta que a la hora de la comida empezó a sacar de su mochila su almuerzo totalmente pasado por agua al igual que todas sus objetos personales, a modo de mercadillo esparció todos sus pertenencias por la orilla para que los rayos solares los secaran rápidamente.

Durante toda la jornada el grupo se mantuvo unido y la cohesión entre todos los participantes fue estupenda, lo único que tuve que lamentar fue que en una parada que realice sobre unas piedras para ver si nos podíamos bañar, me resbalé al subir al kayak y caí al agua, al llevar la cámara en una funda colgada del cuello se me mojo y a partir de ese momento la cámara dejo de funcionar y tuve que seguir haciendo fotos con el móvil.

Una vez en el embarcadero procedimos a devolver los kayaks, los remos, los chalecos salvavidas y los bidones estancos, al estar con la ropa mojada nos cambiamos de ropa en los vestuarios que dispone la instalación y decimos despedir el día tomando algo en el pueblo de Cervera de Buitrago.

Quiero agradecer a tod@s los participantes su saber estar y confianza depositada en mi persona, si deseas participar en alguna de mis actividades o contar con mis servicios como guía no dudes en escribirme a: danielmedioambiente@gmail.com o consultar la pestaña de EXCURSIONES Y ACTIVIDADES que encontraras en la parte superior del blog.


No hay comentarios:

Publicar un comentario