lunes, 29 de febrero de 2016

CÁRABO COMÚN (Strix aluco):

El cárabo común es una de las 6 especies nidificantes de rapaces nocturnas que habitan en la Península Ibérica.

Las dimensiones de este mediano búho, son: Longitud: 34 - 43 cm, Envergadura: 94 - 110 cm, Peso: 330 - 590 grs.

El cárabo es de color marrón principalmente, su gran cabeza redondeada lo hace inconfundible, aunque se le escucha mucho más de lo que se le observa, debido a que permanecen estáticos durante las horas diurnas y al plumaje vermiculado que les hace pasar desapercibidos camuflados y mimetizados.

Su coloración va del marrón gris al rojizo, cuenta con una prominente fila de manchas blancas a cada lado del dorso. El color de fondo es variable del pardo-rojizo al pardo-gris, con todo el plumaje moteado finamente listado y vermiculado oscuro.

El disco facial principal es ancho y redondeado, finamente bordeado de negro, los discos faciales concéntricos son bastante lisos, las finas cejas adicionales en la parte anterior del píleo contribuyen a la expresión amable del cárabo común.

Al tratarse de una rapaz nocturna de mediano porte y muy compacta, sus alas son anchas y redondas con franjas, sin zona clara en primarias, su cola es corta fina e indistintamente barrada. Realiza vuelos directos con aleteos bastantes rápidos y es frecuente verla realizar planeos largos y rectos.

Posee líneas de pintas blancas en las plumas escapulares, carece de una destacada mancha pálida en la parte superior de las plumas primarias interiores.

Cuando contemplamos un cárabo común posado percibimos una rapaz de aspecto rechoncho, su redonda cabeza sin penachos, es decir no tiene plumas cefálicas que adornen su cabeza, sus profundos y grandes ojos negros son los rasgos más destacados para identificarlo rápidamente, los hombros del cárabo cuentan con unas manchas blancas como si de un collar de perlas se tratara, siendo otro de los rasgos a tener en cuenta a la hora de poder reconocerlo.

Personalmente y tras varios días observando pacientemente al mismo ejemplar, la habilidad innata que tenemos los humanos de sacarle parecido a todo, utilizando la pareidolia en mis horas de contemplación mi cerebro hacia volar la imaginación y cada día mi amigo el cárabo común se me asemejaba a las muñecas rusas, las famosas matrioskas, creadas en 1890.

La vista de las rapaces nocturnas es asombrosa, el tamaño del globo ocular supera proporcionalmente a cualquier otro animal, cuentan con unas membranas que protegen los ojos como si fuera un 3 parpado denominado membrana nictitante, cuya misión es limpiar, lubricar y proteger el ojo, comparativamente una rapaz nocturna ve 100 veces más que el ojo humano por la noche.

El reclamo más común es un ki-uick estridente y repetido, con feroces variaciones como alarma. Su canto, es un ululato lastimero con tono de ocarina. La hembra utiliza una variación a modo de susurro, durante el cortejo ambos sexos profieren un trémolo bajo y vibrante audible a 50 metros.




Al anochecer puede posarse en postes o ramas, identificándose bien la silueta y tamaño, lo más habitual es notar su presencia a través del canto, es cual es un ki-uick súbito, potente y nasal, siendo su canto un ululante y claro huu: hu-hu-huu-uuuuuuu.

El canto de la hembra es el conocido lúgubre de las películas de terror, “juuh, ju, juhu juuh”, en cambio el macho hace un canto tal que “quie-uit” y los pollos hacen un marcado bufido “psiip”.

Sus hábitats principales se encuentran en los bosques caedizos o caducifolios, en los frondosos bosques mediterráneos, en zonas suburbanas y agrícolas con arbolado o incluso en los parques con grandes y añosos árboles latifolios, como los viejos robles provistos con grandes huecos donde pasan las horas diurnas y crían.

En ocasiones se le puede observar en habitas diferentes como son los roquedos, los cárabos más urbanitas utilizan incluso edificios que puedan ofrecerles los huecos que necesitan para anidar, durante el día también se le puede observar en nichos de muros.

La alimentación del cárabo común se basa principalmente en los prolíferos apodemus, es decir los ratones de campo, topillos, ratas e insectos que captura en el suelo tras acecharlos desde un oteadero.

El cárabo es un infatigable cazador de roedores, por ello es imprescindible mantener la población de rapaces nocturnas en un número apropiado siendo el propio ecosistema sin intervención humana el que se encargue de regular las poblaciones.

Debemos ver a las rapaces nocturnas como unas grandes aliadas, capaces por si mismas de controlar la población de roedores los cuales tienen un crecimiento exponencial que sin sus depredadores naturales pasan rápidamente a formar superpoblaciones.

A la hora de criar las rapaces nocturnas no hacen construcción alguna para alojar a sus pollos, utilizan oquedades naturales o incluso ocupan viejos y abandonados nidos de córvidos.




Las rapaces nocturnas son las reinas de las tinieblas, de las sombras y de las noches, su adaptación a la oscuridad está latente principalmente en el diseño de sus plumas, las rémiges tienen el borde anterior desflecado, lo que les permite romper las fricciones del aire y volar en completo silencio, es primordial para las rapaces nocturnas contar con un plumaje aterciopelado que les permite volar sigilosamente y poder acechar a sus presas, como ya dijimos son principalmente apodemus.

La vista agudísima con la que cuentan todas las rapaces tanto diurnas como nocturnas, es otra de las grandes adaptaciones de estas maravillas evolutivas, en el caso de las rapaces nocturnas a su impresionante vista, se le une un extraordinario oído, un sentido transcendental y vital para las rapaces nocturnas con el cual escuchan a sus presas.

Las rapaces nocturnas están dotadas con un sistema auditivo finísimo, el odío en este caso de nuestro amigo el cárabo común, y el de todas las rapaces nocturnas cuenta con pabellón externo protegido por discos faciales y un oído interno ligeramente disimétrico uno respecto al otro, que le permite cazar con mayor precisión.

Durante la noche se desata una guerra acústica entre los roedores y las rapaces nocturnas, se trata de huir sin ser escuchado, para ellos los apodemus cuentan con un pelaje blando que amortigua el ruido y unos grandes pabellones auditivos que les permite escuchar cualquier sonido que pueda producir en el bosque.

Nuestras amigas la rapaces nocturnas están protegidas por la ley, desde el blog me gustaría concienciar y sensibilizar a tod@s los lectores/as sobre la importancia de respetar y conservar el Patrimonio Natural que nos rodea, es vital para el pasado, presente y futuro de la humanidad.

Y recuerda cada uno de los ecosistemas del Planeta Tierra, cuenta con su correspondiente rapaz nocturna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario