domingo, 6 de enero de 2013

RUTA DESDE EL PUEBLO DE SOTO DEL REAL AL EMBALSE DE SANTILLANA:

Iniciamos la ruta en pleno centro del pueblo de Soto del Real, antiguamente denominado las Chozas de la Sierra y que en 1959 por votación popular se le cambio el nombre al actual Soto del Real.

Antes de iniciar nuestra senda, dedicamos unos instantes a contemplar la Parroquia Inmaculada Concepción y el puente romano de época medieval que salva las aguas del arroyo Chozas.

Una vez fotografiada la mampostería realizada con piedra granítica del puente, emprendemos nuestros primeros pasos por el parque del pueblo, que se sitúa en una dehesa de fresnos (Fraxinus angustifolia) que según nos vamos adentrarnos se va asilvestrando.

Al poco de caminar debemos abandonar el parque y caminar por un amplio camino vecinal custodiado a ambos lados por magnifica fincas en su mayoría dedicadas a la ganadería de caballos, toros y vacas.

En mitad del camino nos encontramos un pequeño rebaño de ovejas y cabras, que pastaban a ambos lados del camino, las ovejas eran mayoría pero eran las cabras quienes marcaban el ritmo de su caminar.

El macho cabrío desafiante se puso en mitad del camino, y mirando sus pupilas horizontales uno nunca sabe cuáles son sus intenciones por lo que decidimos dejarle la custodia del camino al macho cabrío y pasando por un lado  proseguir nuestro camino, no sin antes pensar de donde se habrían escapado las ovejas y cabras y hacia donde se dirigían.

El camino en realidad es una pista en bastante buen estado, por lo que no es raro encontrarse coches que se dirigen a las distintas fincas, también en dos ocasiones nos encontramos con motoristas, en esta ocasión debo decir que su comportamiento fue totalmente adecuado aminorando su velocidad y saludando amablemente.

Pronto descubrimos uno de los atractivos que tiene esta zona y son sus sotobosques de enebros (Juniperus oxycedrus), que dan un toque de verde oscuro que resalta con el verde más claro del pasto y con las tonalidades de los marrones que nos ofrecen las hojas de los robles.

En otoño los enebros nos muestran sus frutos maduros de la temporada pasada, ya que pueden tardar más de 12 meses en madurar y son muchos las personas que recolectan estos frutos ya que uno de sus usos es el de aromatizante para la ginebra.

Pero no solo las personas recolectan los frutos de los enebros, como podremos ver en el vídeo, las vacas son grandes degustadoras de los jugosos frutos que ofrece el enebro.
Son árboles a los cuales hay que contemplar y como no fotografiar ya que en la comunidad de Madrid, no tenemos muchas zonas donde poder encontrar enebros, por ello las vacas de Soto del Real son afortunadas de poder disfrutar de los enebros y de sus frutos.

Proseguimos con nuestra senda y nos vamos encontrando grandes piedras graníticas que nos van avisando de lo que más adelante nos encontraremos, impresionantes vistas de La Pedriza.

La sensación que produce este camino es que el monte está totalmente parcelado y que para poder romper la barrera visual que ofrecen las tapias de piedra que encontramos a ambos lados del camino, no queda más remedio que subirse a un alto para poder obtener una visión limpia del monte y poder disfrutar de la frondosidad de los bosques de robles la mayoría jóvenes que albergan las enormes fincas de la zona.

La flora que encontramos en las zonas más bajas está protagonizada por quejigos (Quercus faginea) y en las zonas que van cogiendo más altitud encontramos robles melojos (Quercus pyrenaica).

Al hacer la ruta a mediados del otoño, pudimos comprobar la marcescencia de los robles melojos, este fenómeno consiste en que las hojas del roble van perdiendo su color verde hasta ponerse totalmente marrones, hasta ahí como casi todos los árboles caducos, pero en el caso del roble este mantiene los hojas en el árbol sin dejarlas caer durante todo el otoño y el invierno, ya que las hojas ya marrones deben cumplir una importante misión más antes de caer y es proteger las yemas de los futuros brotes nuevos de las heladas y de las nieves.
Tras una parada para almorzar algo ligero y recuperar líquidos, volvemos al tranquilo camino y atravesamos el arroyo Chico, el cual rebosaba agua gracias a las últimas lluvias, en la ribera del arroyo encontramos sauces (Salix sp.), zarzas (Rubus sp.) y majuelos (Crataegus monogyna).

Otro acontecimiento bien distinto fue cruzar el arroyo del Mediano, el cual cruza el camino a la altura del mismo, como veréis en el vídeo el nivel de agua que transporta el arroyo en ese momento era considerable y la anchura del mismo no invitaba a cruzar de un solo salto el arroyo que se había convertido más bien en un río pequeño.

El obstáculo que teníamos delante de nosotros no nos puso las cosas fáciles ya que aguas arriba la vegetación era demasiado frondosa y las pocas piedras que había en el arroyo estaban recubiertas de vegetación, que las hacia resbaladizas, la otra opción aguas abajo tampoco ofrecía un punto factible para cruzar ya que el arroyo está cubierto por frondosa vegetación y el terreno es mas escarpado que aguas arriba.




Tras varios intentos improvisamos diferentes ramas a modo de bastón que nos facilitaron el cruzar las frías aguas del arroyo.

Sin poder remediarlo, nada más cruzar el arroyo surge el pensamiento de cómo volver a cruzar el arroyo en el camino de vuelta, por ello conservamos en lugar discreto las ramas que nos ayudaron a cruzar el arroyo del Mediano.

Unos cuantos cientos de metros más adelante cubierta por una densa niebla nos encontramos con las esplendidas vistas de La Pedriza, que bajo la espesura de las nubes se podían distinguir diferentes formaciones geológicas que alberga La Pedriza.

Sin dejar de admirar la vistas, la ruta nos ofrece otra sorpresa el Canto del Berrueco, una gran columna granítica con formas caprichosas.

Durante casi todo el recorrido disfrutamos de la presencia de bandos de pequeños pájaros llamados mitos, al igual que entre el ganado encontramos al esquivo arrendajo.

En este tramo del camino encontramos una ligera bajada, que rompe con la uniformidad del camino que realizamos hasta el momento prácticamente todo llano.

Sin darnos cuenta tenemos a tiro de piedra el embalse del Santillana, para acceder al embalse, cruzamos la M-608 con mucha precaución y llegamos a un sendero que transita cerca de las aguas que alberga el embalse, desde este punto observamos unas misteriosas vistas del Castillo de Manzanares el Real ya que la niebla difuminaba la imagen del Castillo, lo que hacía inevitable que la imaginación echara a volar, al igual que las cientos de gaviotas que se amontonaban en la orilla del embalse.

La hora de comer se acercaba y volver al camino principal y encontrar unas cómodas piedras decidimos comer y recuperar energías para realizar el camino de vuelta.

Casi al finalizar la ruta en una de las fincas de la zona contemplamos un grupo de caballos pastando y entre ellos había diversos potros, uno de ellos me recordaba al caballo blanco con alguna mancha negra o marrón que a menudo utilizaba el jefe de la tribu India, en las películas del Oeste.

La ruta que acabo de narrar y que puedes visualizar en el vídeo es ideal para realizarla en otoño, invierno y primavera, su nivel de dificultad es bajo, y si quieres que sea tu guía para hacer la ruta y te cuente la flora, fauna, geología, historia y demás solo tienes que ponerte en contacto conmigo escribiendo a : danielmedioambiente@gmail.com

Si te ha gustado el artículo es de agradecer que realices un comentario, así colaboras en hacer del blog un lugar más enriquecedor.

1 comentario:

  1. Hola a to@s, si te gusta el articulo, te invito a que dejes un comentario, es gratuito y así colaboras en hacer del blog un lugar mas enriquecedor y comunicativo, tu comentario siempre es bienvenido, muchas gracias.

    ResponderEliminar