lunes, 30 de noviembre de 2015

ESTUFA FRÍA DEL REAL JARDÍN BOTÁNICO DE MADRID:

El edifico al cual dedicamos este reportaje es la estufa fría de Graells o de Las Palmas, todo un pequeño rincón repleto de frondosidad y mágicas luces.

Son diversas las ocasiones en las cuales he visitado este oasis en pleno centro de la ciudad de Madrid y espero seguir acudiendo a este fascinante jardín que alberga auténticas maravillas botánicas, durante una de esas visitas descubrí la estufa fría de Las Palmas.

Este rincón se ubica contiguo al ingenioso invernadero Santiago Castroviejo Bolíbar, al cual dedicaremos un reportaje próximamente, como mencionaba durante el transcurso de una de las visitas al Real Jardín Botánico, al salir del invernadero sentí como un empellón que me dirigió hacia la modesta fachada de la estufa, en la cual se asienta un cartel que nos indica: Estufa de Las Palmas.

Motivado por la curiosidad me dispuse a tirar del picaporte de la pequeña puerta metálica y acristalada que da acceso a la estufa, nada más atravesar el umbral ante nuestros ojos se abre un pequeño pero ubérrimo espacio que nos envuelve gracias a su característica atmósfera húmeda.

Tras bajar por unos escalones de piedra y caminar sobre unas losetas de hierro ataviadas con refinadas cenefas nos adentramos por la Estufa de las Palmas, su construcción data del siglo XIX, exactamente del año 1856, cuando era director del Jardín, Mariano de la Paz Graells y es el invernadero más provecto de todo el Real Jardín Botánico de Madrid.

La finalidad principal de la estufa es proteger a las plantas procedentes de climas tropicales, las cuales no pueden resistir las inclemencias climáticas del exterior y así ofrecer un habitáculo donde imitar las condiciones de humedad y temperatura idóneas para que los ejemplares crezcan, geminen y maduren en su interior.

El interior de la estufa consta de dos pasillos simétricos y paralelos que se comunican entre sí, por lo que según vamos avanzando por uno de los pasillos es inevitable percibir el sobrecargado ambiente de humedad.

La vegetación es tan copiosa que tapiza las paredes e incluso el techo de la estufa y tan desbordante que conquista el propio espacio por donde transcurre el pasillo, produciendo una sensación de estar caminando entre la espesura de la selva.

Las plantas que podemos observar son principalmente: plataneras, palmas, helechos, musgos, acuáticas.

Aprovecho la ocasión para comentar o recordar que las pteridofitas, pteridófitas (Pteridophyta), criptógamas vasculares, generalmente helechos, son especies botánicas que no producen ni flores ni semillas y se reproducen mediante esporas con las que dispersan y colonizan nuevos espacios, en el caso de las gimnospermas es la semilla la responsable de la dispersión y colonización en cambio en las angiospermas es el fruto.

Las pteridofitas son las más antiguas de las traqueofitas actuales, ya existían en el Devónico y tuvieron su apogeo a fines del Mesozoico. Las pteridofitas actuales comprenden cerca de 12.000 especies concentradas en áreas tropicales con diversidad de ambientes y áreas montañosas húmedas.

Uno de los factores que contribuyeron a su éxito evolutivo fue el hecho de ser las primeras en sintetizar la lignina, etimológicamente procede del término latino lignum (madera). La cual es una sustancia que aparece en los tejidos leñosos de los vegetales y que mantiene unidas las fibras de celulosa que los componen, la lignina constituye el 25% de la madera.

La lignina proporciona rigidez a la pared celular, gracias a ello se facilita el transporte de los nutrientes por todos los vasos conductores de la planta, además los tejidos lignificados resisten el ataque de los microorganismos, impidiendo la penetración de las enzimas destructivas en la pared celular.

Podríamos decir que gracias a la lignina hoy en día disfrutamos de los helechos y la estufa fría de Las Palmas acoge una diversa variedad de especies.

Continuando por el pasillo llegamos hasta el final de la estufa que consta de una planta semicircular la cual nos evoca al ábside de una iglesia, en este punto disfrutamos de un estanque donde habitan armoniosamente diversas especies de carpines de colores y plantas acuáticas como son los nenúfares.

Sobre el muro de retención del pequeño estanque se levanta una esbelta y elegante columna de hierro forjado ornamentada refinadamente, en la cual encontramos la siguiente inscripción: “Siendo Director del Museo D. Mariano de la Paz Graells.

Desde este punto se aprecia una panorámica de toda la estufa fría y de su techumbre acristalada la cual denota el buen trabajo de artesanado que se llevó a cabo durante su construcción, por lo que es aconsejable detenerse en esta zona y disfrutar de la estufa en su conjunto.


A continuación indicare las especies botánicas que alberga la estufa fría en el momento que realice la visita, en primer lugar mencionare la familia a la que pertenece cada especie, el género, luego el nombre científico y por último la región donde habita naturalmente, para facilitar la tarea las he ordenado alfabéticamente:

Adiantaceae, Adiantum Chilense, Chile, Perú

Amaryllidaceae, Clivia Miniata, Sudafrica
Amaryllidaceae, Sprekelia Formosissima (Para de Gallo), Méjico, Guatemala

Araucariaceae, Araucaria Heterophylla, Nueva Zelanda

Aspidiaceae, Dryopteris Scotti, Asia

Aspleniaceae, Asplenium Bulbiferum, (Suze), Australia, Nueva Zelanda
Aspleniaceae, Asplenium Oblongifolium, Nueva Zelanda

Athyriaceae, Cystopteris x Tennesseensis, Estados Unidos

Blechnaceae, Blechnum Tabulare, África, Sudamerica

Cyatheaceaa, Cyathea Cooperi, Australia
Cyatheaceae, Cyathea Brownii, Australia, Isla Norfolk
Cyatheaceae, Cyathea Dealbata, Nueva Zelanda
Cyatheaceae, Cyathea Medullaris, Fiyi, Nueva Zelanda, Polinesia
Cyatheaceae, Cyathea Milnei, Nueva Zelanda
Cyatheaceae, Cyathea Robusta, Isla Lord Howe (Australia)
Cyatheaceae, Cyathea Smifhii, Nueva Zelanda
Cyatheaceae, Cyathea Tomentosissima, Nueva Guinea
Cyatheaceae, CyatheaAustralis, Australia, Isla Norfolk

Dicksoniaceae, Dicksonia Antarctica, Australia, Tasmania
Dicksoniaceae, Dicksonia Fibrosa, Nueva Zelanda
Dicksoniaceae, Dicksonia Sellowiana, América Tropical

Dryopteridaceae, Cyrtomium Caryotideum, E Asia

Equisetaceae, Equisetum Camtschatcense, O Asia

Liliaceae, Asparagus Falcatus, Sur Africa, Sri Lanka

Marattianaceae, Angiopteris Evecta, Malasia, Australia

Moraceae, Ficus Pumila, Vietnam, Japón

Musaceae, Musa Ensete, (Platanera), E África
Musaceae, Musa Sapientum, (Platanera), Asia Tropical
Musaceae, Musa Velutina, NE India
Musaceae, Strelitzia Reginae, Sudafrica

Nyctaginaceae, Pisonia Umbellifera (Variegata), Malasia, Nueva Zelanda

Palmae, Chamaedorea Elegans, Mexico

Piperaceae, Piper Nigrum, (Pimiento Negro), SE Asia

Plumbaginaceae, Plumbago Auriculata (Alba), S África

Polypodiaceae, Dryopteris Filix - Mas, (Helecho Macho)

Pteridaceae, Pteris Cretica, Asia y África Tropical y Templada

Schizaeaceae, Lygodium Japonicum, S y E Asia, Australia

Sinopteridaceae, Cheilanthes Sinuata, América

Solanaceae, Datura Arborea, S América

Strelitziaceae, Strelitzia Nicolai, Sudafrica
Strelitziaceae, Strelitzia Reginae, Sudafrica

Thelypteridaceae, Christella Dentata, Africa Tropical, S España

Urticaceae, Pilia Cadierei, Vietnam

Zamiaceae, Ceratozamia Mexicana, Mexico

Zingiberaceae, Alpinia Zerumbet, Asia Tropical
Zingiberaceae, Brachychilum Horsfieldii, Java
Zingiberaceae, Hedychium Coccineum, India
Zingiberaceae, Hedychium Coronarium, India, Indonesia
Zingiberaceae, Hedychium Gardnerianum, India

Desde el blog quiero motivarles para que visiten el Real Jardín Botánico de Madrid y descubran la estufa fría de Las Palmas, si desean más información pueden contactar conmigo a través del correo: danielmedioambiente@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada