sábado, 3 de agosto de 2013

RUTA DESDE LA BOCA DEL ASNO HASTA EL EMBALSE DEL PONTÓN ALTO:

Partiendo desde la ciudad de Madrid, es necesario para llegar al inicio de la senda subir el puerto de Navacerrada por su vertiente madrileña y descenderlo por su vertiente segoviana, afrontando con prudencia las famosas 7 revueltas del mítico puerto de Navacerrada, donde se han disputado grandes etapas de la Vuelta Ciclista a España.

Una vez dejadas atrás las cerradas curvas del puerto y cruzar el puente de la Cantina que facilita el transito sobre el río Eresma, llegaremos a una zona de falsos llanos, donde encontraremos la señalización que indica “Boca del Asno”, a unos cientos de metros deberemos realizar la raqueta para dirigirnos a la zona de aparcamiento situada en la zona.

Una vez estacionado el vehículo y tomar la primera bocanada de aire serrano, les recomiendo que realicen una visita al centro de interpretación que encontraremos en una pequeña casa de piedra, antaño utilizada como vivienda por los guardianes de estos reales bosques, allí podremos ver y comprender la importancia de los pinos de Valsaín y como se puede gestionar un bosque de forma sostenible.

Los Montes Matas y Pinar de Valsaín son propiedad del Organismo Autónomo Parques Nacionales (Ministerio de Medio Ambiente), se encuentran localizados en la Vertiente Norte de la Sierra de Guadarrama y gracias a la gestión del Centro de Montes y Aserradero de Valsaín el bosque cuenta con un plan de gestión forestal sostenible cuyos objetivos son mantener la biodiversidad, la productividad y su capacidad de regeneración todo ello bajo una gestión sostenible y responsable.

Desde al año 2004 el bosque de Valsaín cuenta con el certificado forestal: FSC (Forest Stewarschip Council), cada año se realiza una auditoría independiente para poder conservar el certificado cuya numeración es la siguiente: SW-FM/COC-1441.

Una vez puestos en marcha bajaremos por unas escaleras bien habilitadas y por un seguro puente cruzaremos el rio Eresma una joya más de estos bosques, tras cruzar el puente subiremos unas escaleras de realizadas en piedra y procederemos a seguir el sendero siguiendo el murmullo de las aguas.

El río Eresma cuenta con 134,14 kilómetros de recorrido, nace en el propio Valle de Valsaín gracias a la confluencia de diversos arroyos como el de Minguete o el del Telégrafo, cuyas aguas bajan por las laderas de Peñalara.

El sendero es muy suave y agradable con ciertas dificultades como son las raíces de los arboles que debido a la erosión del sustrato han emergido del interior del suelo a la superficie.

Mientras caminamos podemos observas a través de las cristalinas aguas del Eresma a la reina de nuestros rios la trucha común (salmon trutta), para ello les recomiendo que busquen una poza o remanso del río e intenten buscar a las truchas apostadas en el fondo del río contra corriente a la espera del alimento que arrastren las aguas, debido a su gran habilidad para el mimetismo no es tarea sencilla localizar ejemplares de trucha.

Otro habitante del bosque y asiduo al rio es el mirlo acuático (cinclus cinclus), un ave que no tolera los ríos contaminados, y por lo tanto es considerado un bioindicador positivo.

Seguiremos aguas abajo, disfrutando de la sombra que nos regalan los majestuosos pino silvestre (Pinus sylvestris) conocido por esta zona como el pino de Valsain o pino rojo debido a las tonalidades rojizas anaranjadas de la corteza del árbol principalmente apreciable desde la mitad del tronco hacia arriba.

Gracias a la sombra que nos ofrecen los pinos de más de 20 metros de altura hacen de esta senda una elección ideal para realizarla en verano, donde podremos disfrutar de temperaturas más agradables y escapar del calor asfixiante de la ciudad de Madrid.

El sendero que les recomiendo seguir es el situado en la margen izquierda del río, es un sendero estrecho con mucho encanto que va justo al lado de la orilla del río.

Si observamos la vegetación que nos rodea nos asombrara la gran cantidad de helechos que hay en esta parte de la ruta, indicador de lo sombría y húmeda que es esta zona, siguiendo con la ruta pronto nos encontramos con el puente de Navalacarreta, inconfundible al tener uno de sus tres ojos prácticamente cegado.

Continuamos siguiendo el sendero aguas abajo hasta llegar a la zona recreativa los Asientos donde podremos realizar una parada en las mesas allí instaladas para tomar un pequeño almuerzo, durante la misma podemos echar la mira al cielo y con suerte observar a la rapaz más grande de Europa al enorme buitre negro (Aegypius monachus) que gracias a un programa de recuperación y seguimiento por parte de la Sociedad Española de Ornitología esta especie se está empezando a recuperar lentamente.

Tras reponer fuerzas, retomamos el sendero que nos conduce hasta una zona del río donde podremos encontrarnos con una sorpresa, el puente de los Canales construido en la época de Felipe II, este elemento arquitectónico ha sido reconstruido respetando los pilares y arcos de piedra sobre los que descansa una estructura de madera que a modo de acueducto permite transportar el agua del arroyo Peñalara por encima del río Eresma hasta el arruinado Palacio de Valsaín.




A tiro de piedra tenemos la población de Valsaín que cruzaremos por completo hasta llegar al puente que cruza el río Eresma, desde este punto se observan las ruinas del Palacio de Valsaín que fue construido en tiempos del rey Enrique III a finales del siglo XIII, posteriormente fue utilizado por el rey Felipe II y en 1697 sufrió un grave incendio, por lo que el palacio quedo abandonado y se mando construir el Palacio Real de la Granja de San Ildefonso, construido en el siglo XVIII, durante el reinado de Felipe V.

Una vez más elegimos el sendero que va paralelo al río en su margen izquierdo, observamos en este punto como el paisaje es totalmente diferente y poco a poco nos vamos adentrando en la espesura de un bosque de galería.

Las aguas del río Eresma se ven truncadas por la presa del Olvido, por lo que la lámina de agua creada artificialmente sirve de hábitat para ciertas aves acuáticas silvestres que crían en la zona.

Desde este punto tomamos el Camino de las Pesquerías Reales, construido en época del rey Carlos III, la característica de esta senda es que fue construido con losas de granito para facilitar la práctica de la pesca, aun siendo un camino creado con grandes piedras de granito en la actualidad está muy naturalizado y tiene mucho encanto.

Continuando con la senda esta nos conduce hasta un nuevo puente de piedra el puente del Anzolero, donde decidimos parar y aposentarnos en las piedras cercanas para realizar la comida.

Una vez recobradas las energías decidimos refrescarnos un poco antes de continuar, por lo que nos atrevimos a remojarnos un poco en las frías aguas del río, que aunque las pozas no cubren se agradece poner a remojo lo pies y los más valientes todo su cuerpo.

Unos pocos cientos de metros más adelante se localiza la central eléctrica del Salto o también conocida por el nombre de la fábrica de la Luz.

Las aguas del río poco a poco van perdiendo su fuerza debido a la escasa pendiente del terreno y nuevamente el paisaje cambia y el bosque de ribera da paso al frondoso bosque de robles rebollos (Quercus pyrenaica) provisto de hojas marcescentes.

El último puente que encontramos antes de llegar al final de la ruta es el puente de las Pasaderas el cual nos acerca hasta la cola del embalse del Pontón Alto, en esta zona la vegetación predomínate es la jara cervuna (Cistus populifolius) y la encina (Quercus ilex).

El sendero continúa hasta la misma carretera CL-601, tras realizar una agradable parada en la orilla del embalse retomamos el camino de vuelta, para regresar al punto de inicio solo hay que seguir el río aguas arriba, para poder tener una visión diferente elegimos el margen derecho del río y así disfrutar de las dos orillas del río.

Si desean conocer la ruta y descubrir la fauna y flora que alberga el bosque de Valsaín solo tienen que escribirme a: danielmedioambiente@gmail.com


3 comentarios:

  1. Una gran ruta para hacer, que ofrece gran variedad de paisajes y un nivel de dificultad bajo. Muy agradable!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su comentario, en efecto es una ruta con una gran diversidad de paisajes, sencilla y agradable.

    ResponderEliminar
  3. Hola hemos realizado la ruta con Daniel como guía y nos fue explicando la fauna, flora e historia de la zona, ha sido una ruta muy agradable de realizar, os la recomiendo.

    ResponderEliminar