viernes, 24 de abril de 2015

ORQUÍDEA MARIPOSA (Phalaenopsis):

La Phalaenopsis es uno de los géneros más comunes de orquídeas, comúnmente se denominan orquídeas alevillas, orquídeas mariposa y orquídeas boca.

Sin duda la Phalaenopsis es la orquídea más frecuente y más cultivada, su origen se sitúa en diferentes puntos del globo como en las Indias Orientales, en Indonesia, en Australia y en África.

Su peculiar forma de mariposa le ha servido para ganarse el nombre de Phalaenopsis: Phalaena = mariposa y Opsis = parecido.

El botánico C. L. Blume en 1752 le otorgo el nombre de Phalaenopsis al recordarle a las polillas tropicales cuando emprenden el vuelo de la isla de Java.

G. E. Rumphius fue quien descubrió la phalaenopsis describiéndola y dibujándola en el “Herbarium Amboinense” dándole el nombre de “Angraecum album majus”.

La Phalaenopsis es una planta epífita y algunas además litófitas lo que les permite crecer sobre rocas, su estructura es monopodial lo que significa que se desarrolla sobre un eje con un ápice vegetativo.

Normalmente cuenta con 2 a 6 hojas de cierto tamaño, coriáceas y carnosas de color verde intenso y en algunas especies muestran cierto brillo, la hojas muy próximas entre si presentan unas dimensiones aproximadas de 10 cm de ancho y unos 50 cm de largo, las hojas de la Phalaenopsis son fundamentales al ser el único órgano de almacenamiento de agua al no poseer pseudobulbos o rizomas, por lo que sus hojas van de persistentes a caducas.

Sus raíces son grandes, gruesas, numerosas y de forma redondeada, con ellas se adhieren al sustrato mediante cilios que poseen en su parte inferior. Las raíces en continuo crecimiento son de tonalidad plateada que al mojarse el velamen muestran en la punta un color verde llamativo, la clorofila de las raíces coadyuvar a la fotosíntesis de la planta.

La gran cantidad de raíces con las que cuenta la planta le permite dar la estabilidad necesaria para desarrollar los rígidos tallos simples o ramificados desde los cuales surgen sus llamativas y carismáticas flores. Los tallos se muestran completamente cubiertos por las bases imbricadas de las hojas.

Una de las características de las raíces es que no están diseñadas para buscar tierra sino para afianzarse a cualquier estructura o soporte natural, los nutrientes los percibe a partir del agua y de la materia orgánica que arrastra y disuelve la propia agua.




Las flores de un tamaño destacado en proporción a las dimensiones de la planta en su conjunto, cuentan con sépalos casi simétricos entre ellos, muy abiertos y llanos. Los pétalos son más grandes que los sépales con un labelo trilobulado con los lóbulos laterales curvados hacia el interior, con dos característicos apéndices alargados en el ápice, o con cilios o vellosidades o una combinación de estos.

La floración suele ser lateral teniendo su origen debajo de las hojas más antiguas y en la zona troncal de la planta, siendo esta espectacular y de larga duración, las inflorescencias son ramificadas, las flores planas presentan estambres y pistilos fusionados en una columna corta y lisa, su ovario es alargado y está resupinado.

En cuanto al color de las flores de nuestra protagonista la Orquídea Mariposa el predominante es el purpura en sus diferentes tonalidades, en cuanto a las demás variantes se han conseguido diferentes colores resistiéndose el azul, las que más predominan son las blancas Phalaenopsis amabilis y las rosadas Phalaenopsis schilleriana.

La magnificencia de esta planta hace de ella una de las candidatas para ocupar un lugar especial dentro de nuestro hogar, si disponemos de la sensibilidad necesaria para dar los cuidados que necesita este ser vivo, la Phalaenopsis nos recompensara con una floración nada fugaz y extremadamente esplendida.

Los cuidados que requiere nuestra amiga son aquellos que hacen referencia a la temperatura, ventilación, luminosidad, riego, humedad y abono.

Pon una Phalaenopsis en tu vida y tu morada ya no será la misma, tod@s podemos mejorar nuestras vidas colocando plantas tanto en el exterior como en el interior de nuestras casas y así colaboraremos emitiendo nuestra molécula de oxígeno en la atmosfera gracias a nuestras amigas las plantas ya vivamos en la urbe o en una zona rural, plántate y pon plantas en tu vida el planeta te lo agradecerá.

Bibliografía: www.elicriso.it/es/  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada