miércoles, 1 de mayo de 2013

PUEBLO DE OLMEDA DE LAS FUENTES:

A unos 44 kilómetros de la ciudad de Madrid, encontramos la población de Olmeda de las Fuentes, que pertenece a la comarca de Alcalá de Henares y roza con la provincia de Guadalajara, el municipio de Olmeda de las Fuentes consta de 16,6 km2, situado entre dos importantes ríos de la Comunidad de Madrid, como son el río Henares y el río Tajuña, a una altitud de entre los 700 y 850 metros conviven sus 352 habitantes.

Olmeda de las Fuentes está rodeada por diversas poblaciones, utilizando los 4 puntos cardinales vemos que al Norte se localiza Pezuela de las Torres, al Este Ambite, al Oeste Nuevo Baztán y al Sur Villar del Olmo.

Mediante la arqueología sabemos que en la Edad de Bronce (1.700 a.c.), se levanto un asentamiento en las proximidades del actual pueblo, los restos de construcciones, de cerámica y de la propia industria lítica delatan el antiguo asentamiento.

Habrá que esperar hasta la Edad Media siglos XII y XIII para descubrir las primeras menciones escritas sobre el pueblo relacionadas con Alcalá de Henares.

A lo largo del siglo XVI, obtiene la categoría de Villa, concretamente el 22 de agosto de 1564 mediante este acontecimiento Olmeda pasa a ser un pueblo autónomo de la jurisdicción alcalaína, por lo que desde ese mismo momento adquiere su propia potestad en materia ejecutiva, legislativa y administrativa.

A lo largo de los años la jurisdicción de Olmeda fue revendida en numerosas ocasiones, práctica muy habitual por la Corona para obtener financiación, los pudientes Señores que compraron la jurisdicción, el señorío o el vasallaje fueron los siguientes:

1576 Baltasar Lomelín.

1582 Alonso Núñez de Bohórquez.

1584 los vecinos recuperan la jurisdicción a través de un pleito haciéndose valer el derecho de tanteo por parte de los vecinos del pueblo.

1593 Don Pedro de Franqueza, Conde de Villalonga.

Durante un siglo Olmeda cuenta con su propia jurisdicción.

1683 Fernando Antonio Loyola, Marques de la Olmeda.

1714 Don Juan de Goyeneche.

1735 Francisco Javier de Goyeneche.

1748 Francisco Miguel de Goyeneche, Conde de Saceda y Marqués de Belzunce.

1762 María Antonia de Indaburu, se hace cargo de la jurisdicción de Olmeda en calidad de tutora de su hijo el Conde Juan Javier de Goyeneche e Indaburu.

Sin duda el personaje más ilustre de la Villa fue Pedro Páez Xaramillo, que nació en 1564 en Olmeda de las Cebollas, perteneciente a una familia noble, estudio en la Universidad de Coimbra y con 18 años ingresa en la Compañía de Jesús.

Tras finalizar sus estudios en teología, expresa a sus superiores su vocación misionera, y en 1588 empiezan sus aventuras y descubrimientos, ese mismo año emprende el viaje a Oriente y África de donde ya no volvería.

Viajo por la India hasta llegar a Goa donde permaneció un año y desde allí junto con el padre Monserrat viaja al golfo de Ormuz dirección a Etiopia.

Durante el viaje es cautivado por los árabes, que le vendieron junto con su compañero de viaje como esclavo a los turcos. A lo largo de su cautiverio fueron viajando y fueron los dos primeros europeos en cruzar la región de Hadramaut, al sur de Yemen, al igual que atravesaron el desierto de Rub´ al Khali, la extensión de arena más grande del mundo en la península arábiga.

Tras seis largos años de cautiverio fueron rescatados y trasladados de nuevo a Goa, donde Monserrat falleció.

En 1603 Páez disfrazado de armenio consigue cruzar el Mar Rojo y entrar por fin en Etiopia.
Tras entablar amistad con el Emperador Susinios, realiza diversos viajes con él, lo que le permite ser el primer europeo en viajar hasta las fuentes del pequeño Nilo y la salida del Nilo Azul en el lago Tana.

Durante su estancia en África estudio las costumbres, las religiones y las lenguas de los pueblos africanos, gran políglota, intelectual y arquitecto, levanto un palacio de piedra en las orillas del lago Tana y nos dejo escrito en portugués un formidable libro sobre Etiopia.
Fue el primer europeo que recorrió los territorios del sur del Yemen y el primero en escribir sobre el café.

En 1622 convierte al catolicismo al Emperador Susinios y fallece ese mismo año, fue enterrado en la iglesia que el mismo diseño en Górgora.

Como he mencionado anteriormente he indicado que Pedro Páez Xaramillo nació en Olmeda de las Cebollas, el atento y curioso lector se habrá percatado de tal detalle, bien en el año 1953, concretamente el 29 de septiembre de ese mismo año, siendo alcalde Don Ricardo Gonzalo Sáez, por petición popular realiza un escrito dirigido al ministro de la gobernación solicitando el cambio de nombre, principalmente alegaban que el nombre de Olmeda de las Fuentes, refleja mejor la esencia y realidad del pueblo debido a las numerosas fuentes que la población alberga y en este caso estoy de acuerdo con el alcalde de la época siendo el nuevo nombre mucho mas eufónico que el anterior.

Tras la historia que nos ofrece Olmeda de las Fuentes, es hora de disfrutar del paisaje, Olmeda de las Fuentes forma parte de la Baja Alcarria, donde se suceden páramos, cuestas y vegas.

En cuanto a la flora y fauna que podemos encontrar en Olmeda de la Fuentes, destacamos las siguientes:

Chaparro o coscoja (Quercus coccifera L.)

Quejigo (Quercus faginea)

Álamo negro o chopo (Populis nigra)

Olmo (Ulmus minor)

Águila perdicera (Aquila fasciata)

Águila real (Aquila chrysaetos)

Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Águilucho cenizo (Circus pygargus)

Búho real (Bubo bubo)

Sisón común (Tetrax tetrax)

Perdiz roja (Alectoris rufa)

Conejo común (Oryctolagus cuniculus)

Zorro (Vulpes vulpes)

Jabalí (Sus scrofa)

Debido al nombre del pueblo Olmeda de las Fuentes hay que resaltar la importancia de un árbol tan ligado al hombre como es el olmo, ya los romanos en sus campañas militares se dedicaban por retaguardia a plantar olmos por los caminos que transitaban poder obtener sombra y madera cuando regresaban de las batallas.





El olmo es un árbol muy preciado por su madera, por sus propiedades curativas, alimenticias, por su preciada sombra tan requerida en los días calurosos, ornamentalmente es muy utilizado en parques y jardines.

Las olmedas las encontraremos en casi todos los bosques de ribera de la Península Ibérica, existen más de 40 especies diferentes de olmos en todo el mundo, en Asia hay 30 especies, 10 en Norteamérica y tan solo 5 en Europa.

En la Península Ibérica se encuentran dos especies autóctonas: el olmo común o negrillo (Ulmus Minar) y el olmo de montaña (Ulmus glabra)

En la actualidad el olmo que mas solemos encontrar es el olmo siberiano (Ulmus pumila), introducida en el siglo XVI en la época de Felipe II en los Reales Jardines de Aranjuez.

El olmo es un árbol de gran porte que llega alcanzar los 20 metros de altura, con troncos de hasta 4 metros de diámetro, su gran copa proporciona una fresca y generosa sombra.

Desafortunadamente las grandes olmedas que existían en España han ido desapareciendo debido a una enfermedad letal para los olmos la grafiosis, se cree que proviene de China y el primer brote se detecto a finales de la I Guerra Mundial, en Francia, Bélgica, Alemania y Holanda.

En la década de 1980 se produce el brote más virulento, provocado por un cepa de grafiosis muy agresiva, por lo que las olmedas más longevas empiezan a desaparece.

Los responsables de la enfermedad son dos hongos (Ophiostoma ulmi, responsable de la grafiosis común y Ophiostoma novo ulmi, responsable de la grafiosis agresiva). Ambos desarrollan una toxina, llamada ceratoulmina, que junto con otras sustancias tóxicas y la acumulación de esporas, producen la expansión de burbujas de aire dentro de los vasos conductores del árbol, provocando el bloqueo del flujo de savia. El hongo para poder entrar en el árbol necesita la ayuda de un cómplice exterior, un pequeño insecto de apenas unos milímetros de tamaño, llamado escolítido. En sus alas lleva miles de esporas del hongo causante de la grafiosis.

Actualmente se están realizando estudios para obtener olmos resistentes a la grafiosis y así poder repoblar las maltrechas olmedas.

Otro de los arboles importantes de los alrededores de Olmeda de las Fuentes son las encinas entre las cuales se encuentra en mitad de un campo de cultivo la encina de La Pica un extraordinario ejemplar de 900 años y con un tamaño monumental.

Ha llegado la hora de empezar a descubrir Olmeda de las Fuentes realizando la siguiente senda que les propongo, empezaremos como no puede ser de otro modo, por una de las fuentes que acoge la población en concreto en la fuente Suso, para acceder a ella tendremos que bajar por unas escaleras de piedra justo donde encontraremos un panel informativo sobre los olmos y la grafiosis, una vez hayamos terminado de bajar los escalones nos encontraremos con un rincón con mucho encanto, una pequeña plaza donde se ubica la fuente con un generoso pilón rebosante de cristalina agua, del mismo pilón de la fuente nace una acequia que facilita el transporte del agua a zonas más bajas donde se sitúan las huertas , la cual seguiremos por un empedrado camino custodiado por coquetas casas encaladas y por un muro de sillería.

Sin perder de vista el transcurrir del agua por la acequia, llegamos hasta el “Centro de interpretación de la Alcarria Madrileña”, en el cual encontraremos maquinaria agrícola de época y diversos paneles ilustrativos donde nos hablan sobre diversos temas como son: el paisaje alcarreño, actividades económicas tradicionales, flora y fauna de la zona.

Cuando terminemos de visitar detenidamente el centro, continuaremos nuestro camino por la “Senda ecológica de los huertos y árboles de ribera”, durante el camino nos encontraremos multitud de cuidadas huertas donde los vecinos de Olmeda cultivan con mucho esmero verduras y hortalizas.

A lo largo de la sencilla senda identificaremos especies arbóreas como el arce negundo, el arce pseudoplatano, la catalpa, el árbol del paraíso, los nogales o las moreras blancas.
En cuanto a plantas y arbustos, localizaremos sin dificultad salvias, mentas, santolinas, espinos de fuego, romeros y cantuesos.

Una vez terminada la senda por la zona de los huertos, nos dirigimos hacia el pueblo, todo un ejemplo de homogeneidad en lo que se refiere a gestión de urbanismo, gracias a que nadie se ha salido del tiesto Olmeda de las Fuentes es un pueblo modelo donde el equilibrio y la armonía se refleja en las casas del pueblo, todas ellas de color blanco, que nos trasladan por un momento a los pueblos blancos de Andalucía, pero en este caso a tan solo 44 kilómetros de la ciudad de Madrid.

Pasear por sus calles es disfrutar de la vida en un pueblo, del sosiego, del silencio, de la ausencia de coches, de poder ir andando a todos lados, en fin todo un privilegio, que se valora aun más cuando uno se ve privado de tan sencillos placeres.

Si nos fijamos en las vigas de madera de las casas localizaremos multitud de nidos de barro de golondrinas y aviones, se dice que las golondrinas y aviones llevan la buena suerte aquellas casas donde deciden hacer sus nidos.

Es muy recomendable perderse entre las calles de Olmeda de las Fuentes y descubrir rincones con encanto entre las cuidadosamente encaladas casas.

Ascendiendo por una de las diversas calles empinadas, llegaremos hasta la Iglesia de San Pedro, donde hay un mirador que nos ofrece una vista panorámica de toda la roza.
Una de las rutas más curiosas que podemos hacer dentro del mismo pueblo, es la ruta de los pintores, la cual transcurre por Olmeda a modo de circuito callejero, a lo largo del recorrido se van visitando las casas donde vivieron algunos de los pintores que llegaron a partir de los años 60, en cada casa se puede encontrar una placa donde se recogen datos biográficos y un cuadro del pintor.

Olmeda de las Fuentes es una Villa repleta de atractivo tanto de día como de noche, su situación geográfica única dentro de la Comunidad de Madrid hacen de Olmeda un espacio libre de contaminación lumínica, además se encuentra en lo que denominan una sombra luminosa desde donde se pueden observar estrella, planetas y constelaciones difíciles de divisar desde otros emplazamientos.

Llegado a este punto solo me queda invitarles a que visiten Olmeda de las Fuentes y descubran un genuino pueblo de la Comunidad de Madrid.

Si desean realizar las sendas de la zona o una visita guiada por el pueblo, pueden contactar conmigo, escribiéndome a: danielmedioambiente@gmail.com

Bibliografía y más información en: www.olmedadelasfuentes.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario