domingo, 6 de octubre de 2013

ÁVILA, SU MURALLA Y MUCHO MÁS:

Edificada sobre una rocosa elevación del terreno la ciudad de Ávila se muestra entre mesetas y sierras, desde la lejanía el visitante pronto se percata de la presencia de la imponente muralla que protege los dominios de la ciudad.

En el siglo XI surgió la necesidad de iniciar la construcción de la muralla que en la actualidad cuenta con 2516 metros de longitud, 2500 merlones con sus correspondientes albardillas, 87 torreones y 9 puertas de acceso, cada una de ellas con su propio nombre:

Puerta del Peso de la Harina, de los Leales o de la Catedral.

Puerta de San Vicente.

Puerta del Mariscal.

Puerta del Carmen.

Puerta del Puente.

Puerta de la Malaventura, de la Mala Dicha o Arco de los Gitanos.

Puerta de la Santa o de Montenegro.

Puerta del Rastro o de la Estrella.

Puerta del Alcázar.

La técnica de construcción empelada fue la de espejo, que consiste en edificar dos paredes muy juntas y rellenar el espacio entre ellas con materiales de desecho como piedras de pequeño tamaño, argamasa y trozos de otros materiales utilizados para su construcción.

En 1985 Ávila fue inscrita en la Lista de Patrimonio Universal de la UNESCO y no solo por su magnífica muralla, sino también por su gran patrimonio que en su conjunto forman un gran Conjunto Histórico, muestra de ello es la Basílica de San Vicente, la Iglesia de San Pedro, la Iglesia de San Andrés, la Eremita de San Segundo, el Monasterio de la Encarnación, el Real Monasterio de Santo Tomás, la Iglesia de San Nicolás, la Ermita de Santa María de la Cabeza, la Ermita de San Martín o el Convento de San José.

Retomando el símbolo arquitectónico más singular de Ávila que fue declarada Monumento Nacional y Conjunto Histórico Artístico en 1982, podemos comprobar que el color tan característico de la muralla hace que en la época estival se mimetice con los secos prados de los alrededores, esto es debido al color anaranjado del granito utilizado en la construcción de la muralla, aunque también podemos encontrar bloques de granito gris e incluso ladrillos en las partes superiores de la muralla.

La muralla es sin duda el monumento más visitado de la ciudad y son muchos los que transitan por el adarve de la muralla para disfrutar de unas magnificas vistas de la ciudad, desde lo más alto de la muralla se pueden otear las edificaciones más significativas tanto en el interior del perímetro de la muralla como en su exterior.

Lo más recomendable para descubrir la ciudad es pasear por sus callejuelas, por sus plazas para ir descubriendo todo lo que Ávila nos ofrece, como puede ser la Catedral que es un buen ejemplo de iglesia – castillo que empezó a ser construida bajo los cánones del estilo románico y que fue evolucionando a diferentes estilos por ello podemos ver elementos arquitectónicos correspondientes al agotico, al renacentista, al barroco y al neoclásico, la Iglesia de Santiago destaca por su torre compuesta por 8 lados o la Iglesia de San Pedro de estilo románico y gótico con su gran rosetón de estilo cisterciense por poner algunos ejemplos de lo que podemos encontrar.

Uno de los miradores que mas me agrado en mi visita a la ciudad fue el que se encuentra en el Parque del Rastro, desde el cual se puede divisar todo el Valle de Amblés y no solo eso también se puede observar a ciertas aves sobrevolando los tejados de las casas o incluso posadas, como son: las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia), los estorninos (Sturnus unicolor), las águilas calzadas (Aquila pennata), los cernícalos vulgares (Falco tinnunculus), los vencejos comunes (Apus apus), los colirrojos tizones (Phoenicurus ochruros) y a los confiados gorriones comunes (Passer domesticus), y todo ello sentado en uno de los bancos de parque, que permiten al visitante descansar después de callejear por toda la ciudad.




Tras el merecido reposo, es hora de seguir descubriendo la metrópoli, por lo que me dirigí a contemplar el puente romano construido sobre el río Adaja, dicho puente consta de 5 arcos y 4 capiteles protegidos con correspondientes tajamares, el río sufre un marcado estiaje pero no hay que olvidar que en ocasiones aparecen fuertes avenidas por lo sus aguas escasas en verano se vuelven violentas en época de lluvias y deshielo.

Bajo uno de sus arcos surge un camino que te dirige hasta unas antiguas tenerías donde se lavaban y trataban las pieles para posteriormente manufacturarlas y unos metros más adelante se localiza la Ermita románica de San Segundo.

Continuando con el agradable paseo por la orilla del río Adaja y siguiendo aguas arriba llegaremos hasta el Centro Medioambiental “San Segundo” y al Molino de agua de la Losa.
Retrocediendo por nuestros propios pasos y cruzando el puente localizaremos en un alto el Humilladero, la cruz que marca la entrada a la ciudad, denominada los Cuatro Postes.

Toda esta zona tuvo su gran apogeo gracias a la industria de los tejidos, a orillas del río se situaban molinos de agua, batanes y tenerías.

Junco a la industria de las pieles y tejidos se situaba la Real Fábrica de Algodón que posteriormente se reconvirtió en la Fábrica de Harinas, en la actualidad se puede ver la esbelta y elegante chimenea construida con ladrillos, del resto de los edificios industriales solo quedan los cimientos.

Desde el mismo puente podemos continuar paseando y realizar un recorrido circular muy transitado por los abulenses, el itinerario tiene como eje central el cauce del río Adaja, desde varios lugares del paseo podremos percibir desde otro punto de vista la muralla y el perfil de la ciudad.

Solo me queda animarles a que visiten Ávila y se deleiten con todo lo que nos ofrece a los visitantes, si le ha gustado el reportaje pueden colaborar con el blog haciéndose seguidores y comentando los artículos que voy publicando, es muy gratificante poder interactuar con tod@s los lectores, gracias.

2 comentarios:

  1. No me puedo imaginar el trabajo que conlleva y la cantidad de horas empleadas para poder mostrarnos este fabuloso video de Ávila, parece que la han dejado vacía para hacer estas fantásticas fotografias. Estupendo trabajo Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, todo es cuestión de paciencia y esfuerzo.

    ResponderEliminar